A veces es necesario dar un paso atrás y aclarar un concepto aparentemente obvio. En este caso, queremos hablar de la diferencia entre clientes internos y clientes externos.

clientes externos y clientes internos

Desde una perspectiva de TI, es importante separar estos dos tipos de clientes ya que es posible que tenga un servicio de asistencia interno y otro público.

También, de cara el servicio al cliente, es vital conocer las necesidades de sus clientes, sean externos o internos, ya que puede ayudar a proporcionar el mejor y más específico servicio para cada individuo.

 

¿Qué es un cliente externo?

Los clientes externos son las personas que pagan y utilizan los productos o servicios que ofrece su empresa. Cuando se crean ideas y se diseñan soluciones, estos clientes son las personas para quienes se está diseñando.

Para que quede claro: un cliente externo es una persona que no está directamente conectada a su organización salvo por la compra de su producto o servicio.

Este cliente podría ser un comprador único o una persona con la que trabaje a largo plazo, proporcionando complementos u opciones de personalización.

Los objetivos para su cliente externo pueden depender de su producto, pero pueden incluir compras repetidas, recomendaciones y comentarios positivos.

Puede consultar con ellos después de la compra o durante el uso para realizar encuestas formales o de pulso rápido. Son el elemento vital de la empresa debido al flujo de ingresos que proporcionan: si no están aquí, la empresa fracasa.

 

¿Qué es un cliente interno?

Un cliente interno es alguien que tiene una relación con su compañía, aunque puede o no comprar el producto. A menudo es una persona que trabaja dentro de la empresa, como empleados o gerentes.

Los clientes internos no necesitan ser directamente internos de la empresa. Por ejemplo, puede asociarse con otras compañías para entregar su producto al usuario final (el cliente externo). Todos estos clientes internos participan en la entrega del producto a su cliente final. Las partes interesadas y los accionistas son también clientes internos bastante significativos.

 

Comparando clientes internos y externos.

Los clientes externos han sido inherentes al negocio desde que la gente comenzó a fabricar y vender productos. La idea de un cliente interno, sin embargo, es más moderna.

Por ejemplo, Six Sigma promueve la identificación de clientes internos como una forma de crear un entorno de trabajo más positivo.; el entorno laboral debe satisfacer a las personas que trabajan en él, más allá de la nómina. La idea es: cuanto mayor sea la moral de los empleados, más trabajarán con integridad y productividad.

Algunas escuelas de pensamiento afirman que si los clientes internos trabajan felices conseguirán clientes externos felices.

Sin embargo, más allá de la psicología de sentirse bien, usar el término “clientes internos” puede tener algunos beneficios tangibles. Para los equipos que manejan el trabajo con clientes tanto internos como externos, (que es la mayoría o todos los equipos), los términos pueden ayudar a delinear la organización, desde la priorización de problemas y los plazos, hasta la mejora de la comunicación entre departamentos. Tratar a todos como clientes también puede alentar a los empleados a tomarse unos a otros tan seriamente como lo harían con una recomendación o queja de un empleado externo.

 

El efecto de los clientes internos negativos en clientes externos

¿Los clientes internos descontentos se convierten en clientes externos infelices? No necesariamente.

De hecho, algunos estudios indican que incluso si los empleados son infelices, o se sienten frustrados, en conflicto o simplemente les molesta su trabajo, es poco probable que dañen su propio trabajo o la experiencia del cliente externo.

Los clientes internos descontentos también pueden encontrar validación en sus clientes externos. Por ejemplo, si un empleado frustrado se siente ignorado o no reconocido por su gerente, puede encontrar sentimientos positivos en las interacciones de sus clientes. Además, la mayoría de las personas tienen un sentido del profesionalismo mayor que el crédito que les da ser “clientes internos”, de hecho, para algunas personas, la nómina puede ser suficiente para desempeñar su trabajo.

 

Pero, la gran pregunta es: si todos son clientes, ¿quién es el más importante? La respuesta es el cliente externo.

Por supuesto, muchos piensan que solo hay un cliente: los que gastan el dinero.

 

Noticia: BMC